Madre no hay más que una? Mitocondria

Mitocondria, tan importante como difícil de pronunciar.

Mitocondria, tan importante como difícil de pronunciar.

Si te digo que respiras con los pulmones, la cosa va bien. Pero si te vengo con que donde verdad respiras no es en los pulmones, ya te me mosqueas un poquito, no? En los pulmones es donde tomas oxígeno y liberas el dióxido de carbono. Pero en Biología se llama respiración al uso de ese oxígeno para producir energía que necesitan tus células para vivir. Y esa respiración se hace en un lugar muy especial de la célula, en la mitocondria.

La principal función de la mitocondria es producir energía a través de la respiración. Es como si la mitocondria fuese el cargador de pilas de la célula. Le llegan las “pilas descargadas”, y a través de la respiración las carga. Estas “pilas cargadas” son unas moléculas especializadas en almacenar energía con un nombre muy rarito: El ATP o adenosín trifosfato. Y la “pila descargada” sería muy parecida: El ADP o adenosín difosfato. No hay que ser un lince para darse cuenta de que la diferencia entre cargada y descargada es un solo fosfato. Y de eso se encarga la mitocondria, en añadir ese fosfato y “recargar la pila”.

Esta respiración se hace gracias a que hay proteínas especializadas en la mitocondria. Como ya sabemos, las proteínas las produce la célula a partir de unos planos escritos en el ADN. Hasta ahora hemos visto que el ADN está en el núcleo de la célula. Pero habíamos sido un poco embusteros y es que no solo hay ADN en el núcleo. En la mitocondria también hay ADN. Ese ADN de la mitocondria es el que necesita para generar proteínas importantes para la respiración. Así, si hay una mutación del ADN de la mitocondria la respiración no funciona bien y eso da a lugar a diversas enfermedades que pueden provocar serias discapacidades como debilidad muscular, ceguera e insuficiencia cardíaca.

Una cosa interesante de este ADN es que lo has heredado al 100% de tu madre. El espermatozoide de papá se unió al óvulo de mamá, pero prácticamente solo aportó ADN del núcleo. El ADN de las mitocondrias del padre no entran porque las mitocondrias de los espermatozoides -muy necesarias para que se muevan con facilidad- se quedan fuera del óvulo. De esta manera las mitocondrias que tú tienes son igualicas a las de tu madre. Esto quiere decir que si una mujer tiene una enfermedad mitocondrial de seguro que se la pasa a su descendencia. Hasta ahora no se podía hacer nada, pero gracias a los avances en fertilización in vitro se puede evitar este problema. La nueva técnica se basa en extraer las mitocondrias del óvulo de la donante enferma y reemplazarlas con mitocondrias de una donante sana. Y luego, haces la fertilización con los espematozoides del futuro papá y así el churumbel estará sano. Esto significa que podemos tener bebés de  tres progenitores distintos en función de su ADN: Papá nuclear, mamá nuclear y mamá mitocondrial. Entonces, madre no hay más que una?

Anuncios