Cuando las matemáticas se encuentran con la biología I

Matemáticas. Muchos las aman. Otros simplemente no las entendemos. Para mi son como las imágenes del ojo mágico. Si las ves son una pasada. Pero si no las ves pueden ser una pesadilla.

Pesadilla o no las matemáticas están presentes en más cosas de las que creemos. En la biología por ejemplo. Y es que, por mucho que los biólogos nos empeñemos, las matemáticas fueron la clave de algo tan esencial para la biología moderna como es la genética. Y si no que se lo digan a Mendel!. Vayamos por partes.

Gregor Mendel (1822-1884)

Gregor Mendel (1822-1884) (Photo credit: Wikipedia)

Gregor Mendel fue un fraile agustino que a mediados del siglo XIX se interesó, entre otras cosas (espero…), en por qué los guisantes eran distintos entre sí: unos eran amarillos y otros verdes. Aparte de la capacidad de observación del fraile para con los guisantes, una cosa lo diferenció de otros estudiosos. El contar y hacer números. Matemáticas básicas, vamos!

Mendel tenía plantas que siempre daban plantas de guisantes verdes y otras que siempre daban plantas de guisantes amarillos. A éstas dos las llamó caractéres puros. El problema venía cuando las cruzaba entre si. Lo lógico es que saliera guisantes verde-amarillentos, no? Pues no. Salía siempre plantas “hijas” de guisantes verdes. SIEMPRE!!!. Es como si el amarillo se hubiese perdido!!! Pero no se perdía sino que estaba “rescondido”. Cuando se le pasó el mosqueo se puso a mirar las plantas “nietas” y ahí se dio cuenta de que volvía a aparecer el “escondido” color amarillo. Tenía plantas de guisantes verdes y plantas de guisantes amarillos en una proporción de 3/4 verdes frente a 1/4 amarillas.

cruces MendelCon esos simples números sólo cabía una explicación. Que el color de los guisantes dependiera de algo (que él llamó elemento y luego se renombraría como gen) que son dos y que se heredaban de los padres: uno del polen (masculino) y otro del óvulo (femenino). Y que el carácter guisante verde era más fuerte (o dominante) que el carácter guisante amarillo. Con letras es más fácil: Llamemos carácter guisante verde A y al carácter guisante amarillo a. Si tienes guisantes amarillos eres aa pero si eres de guisantes verdes puedes ser AA o Aa.

Y esto es lo extraordinario de Mendel. El haber podido inferir la herencia cromosómica y los genes a partir de los simples números de un cuaderno de campo. Y es que nosotros no somos guisantes pero sí sabemos que nos parecemos a nuestros padres. Y verdad que nos pasa algo parecido a los guisantes? A que no nos extraña que salga un bebé de ojos claros de padres con ojos oscuros? Siempre pensamos en tal abuel@ de ojos claros y no en el butanero.

Por eso no es de extrañar que a Mendel se le defina como el padre de la genética. Y entonces, la madre, las matemáticas, no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s